miércoles, 12 de septiembre de 2012

2012 Nuevas conciencias nueva espiritualidad




Estamos en una época de cambio no solo por la fecha que corresponde a cambios de ciclos e inicio de nuevos periodos por los que atraviesa nuestra galaxia, que corresponde al fin de una era y al inicio de otra que trae consigo nuevas estructuras sociales y por consiguiente nuevas formas de pensamiento. 

La vía láctea tarda 225 millones de años en hacer una vuelta completa en el cielo, que además coincide con el fin de un ciclo de 26 millones de años terrestres y también con la terminación del calendario maya del ciclo de 26.000 años, que coincide también con el fin de la noche galáctica del último ciclo solar de 5.125 años.

Así como la naturaleza tiene ciclos,  toda la vida en la tierra  los tiene y cambia con ellos; el hombre no es la excepción y también está atravesando por un cambio, toda la creación lo hace porque todo está conectado. 

Como parte de un cambio en cualquier proceso, lo que se produce en realidad es un cambio de conciencia y por supuesto las personas también han cambiado, ahora existen niveles de consiencia diferentes y por esto han sentido la necesidad de explorar caminos diferentes para trascenderse a sí mismas, buscando utilizar lo que les funciona y les sirve de diferentes corrientes, llevando a crear una propia filosofía que en si puede no corresponder a ninguna pero puede abarcarlas a todas.

Esta forma diferente de verse y ver el mundo, en parte corresponde a que esas nuevas conciencias de adultos y niños, corresponde a un termino desde hace algún tiempo utilizado y es el de los índigo, llamados así porque en sus campos energéticos hay presencia del color azul índigo, porque tienen un alto nivel intuitivo y vienen también a elevar la vibración del planeta; estas peronas conciben una nueva y diferente espiritualidad en la que no solo ellos han entrado sino el mundo entero también.  Están naciendo en el planeta en pequeños grupos desde la decada de los setenta, pero desde los noventa han aumentado su presencia en un numero muy considerable. (existen algunas excepciones de años anteriores a los setentas también, aunque su número es aún mas reducido)


Los índigos adultos han redefinido la nueva espiritualidad y forma de vivir, así con los medicamentos, alimentos y ejercicios no funcionan de la misma manera para todas las personas y tampoco igual que antes, pasa lo mismo con todas aquellas herramientas para trabajar en sí mismo, cada cual debe hacer la suya propia, que es aquella que le genere tranquilidad y estas nuevas ideas se trasladan también a las familias y a los trabajos.

 Los índigos adultos conciben la espiritualidad como un tema que no es para personas que viven alejadas de la sociedad, cuando se es espiritual también se tienen aprendizajes en las diferentes áreas de la vida, la diferencia es que este permite crecer y entender el para qué de la experiencia.

La sociedad requiere una aceptación y respeto total por la esencia del otro, los índigos adultos que están vinculados a las empresas, se sienten diferentes a su entorno o como si no encajaran por completo en el, no conciben la forma de las estructuras de las empresas y sienten altos niveles de frustración, pueden tender al enojo e ira con facilidad, son muy irritables al no ver con claridad cómo salirse de los paradigmas para los cuales fueron educados, buscan hacer las cosas diferentes y valoran cosas distintas a lo que el tradicional de la sociedad considera normales, estos estados de ánimo variables también se dan como resultado de haber crecido en un mundo que no los entiende ni entendió y a unos padres que no supieron cómo tratarlos cuando eran niños.

Son personas inteligentes aunque pequeños seguramente no tuvieron las mejores notas, debido al conflicto vivir en sistemas cerrados, además de pequeños tuvieron pocos modelos índigos para observar. 

 

En los trabajos, los índigo no entienden porque deben aun hacer procesos que consideran obsoletos o innecesarios para llevar a cabo una tarea; tienden a tomar decisiones sin consultar y a cuestionarlo todo, esta característica choca con algunos directores que aun manejan sistemas de gerencia autoritarios y  jerárquicos; tienden a revelarse a la autoridad, prefiere trabajos en equipo, ser líderes o trabajar solos, nunca a través de órdenes, respetan a sus directores y los siguen por sus ideales y por su forma de ver el mundo, nunca por imponerla. 

Estos adultos se han pasado su vida buscando un sentido, una misión o un propósito que a veces les cuesta trabajo identificar, por esto experimentan algunos episodios de tristeza profunda. Pueden empezar algo y dejarlo en el camino si descubren que no los llevara a su verdad; sienten un fuerte deseo de cambiar las cosas y grupos que los rodean; son también sensibles a la injusticia y en esto hace parte el trato entre jefes y compañeros de trabajo, para ellos es indispensable el  respeto por cómo piensan, también consideran como una agresión una palabra que descalifique y que no sea constructiva.

Los índigos adultos tienen mucha dificultad con los trabajos repetitivos y las rutinas, por eso necesitan alguna flexibilidad en sus trabajos para sentirse más libres, son rebeldes por naturaleza a cualquier actividad que consideren obligada e ineficiente, muy importante para los directores que trabajan con ellos la comunicación y negociación, el poder permitir que la persona se salga de algunos conceptos tradicionales de cultura organizacional, le servirá para que  su trabajo sea más eficiente, por consiguiente más confiable.

Para este tipo de esencias es muy importante conectarse con su corazón y sentir que son tenidos encuenta en el proposito de la empresa, de esta manera los índigo también sentirán que se encuentran en un lugar en donde no hay que defenderse porque no hay ataques, solo respeto y consciencia que todas las realidades son las correctas, solo varían de acuerdo al criterio y la madurez de quien las observa; este sentimiento de bienestar disminuirá de forma considerable los niveles de rebeldia e impotencia que generan las viejas estructuras sociales y culturales.




Si se siente identificado con lo anterior, posiblemente sea un índigo y si tiene niños pequeños muy probablemente sean índigos también, para fluir con el cambio de la nueva vibración, sea índigo o no, el enfoque debe ser en todo aquello que une y  sirve para mejorar y no en lo que separa, todo aquello que juzgue o separe no viene de la luz ni es espiritual, no deja evolucionar y tampoco conduce a un cambio sostenible en el tiempo.

Vivir desde el corazón es vivir desde la esencia, la nueva conciencia, eso es ser espiritual y es todo lo que se necesita nada más.



2 comentarios:

  1. Muy interesante tu artículo. Quizás se puede añadir que también se estudia la fractalidad como estructura de la conciencia y de la espiritualidad, así como de información en el universo y del tiempo. Un saludo! www.verfractal.es

    ResponderEliminar