miércoles, 12 de diciembre de 2012

12/12/2012 El fin de la dualidad




Mucho se ha dicho sobre el momento del cambio que estamos viviendo, los Mayas con el fin de su calendario, los antiguos textos en la India, en los cuales se mencionan diferentes ciclos  entre  5.125 - 13.000 y 26.000 años, también en diversos calendarios astronómicos encontrados sobre tablillas antiguas; finalmente todos coinciden con un cambio que se conoce como el fin de la noche galáctica.

Es correcto en que es un fin, pero es de un periodo, en el cual toda la galaxia al igual que la tierra ingresa a un cinturón fotonico o de luz durante otro periodo de espacio-tiempo.
Que es la luz fotón: “Un fotón es un quanta (la partícula más pequeña) de energía electromagnética con una masa igual a cero -sin carga eléctrica y con una duración indefinida de vida que Frecuentemente se aplica el término salto cuántico al cambio de estado de un electrón que pasa de un nivel de energía menor a otro mayor, dentro de un átomo mediante la emisión o absorción de un fotón” (wikipedia)

Al empezar la tierra a recibir la nueva energía, todo lo que existe dentro de ella lo hace, el agua, las plantas y todos los seres que habitan en ella; esta nueva energía afecta todas las estructuras geométricas y el cuerpo humano también lo es;  al ingresar esta energía al cuerpo produce una aceleración celular, hace que el cuerpo se agite al empezar a ajustarse a esta nueva vibración; a nivel de conciencia también produce un cambio, a ver la luz dentro de nosotros, la luz fotón desplaza electrones, donde se encuentra información genética y de patrones pasados; esto lleva a la conciencia a ver  esta dualidad en los diferentes aspectos de la vida y a querer sincronizarlo con lo que quiere desde el corazón.

La tierra y la galaxia han pasado antes por otros periodos y ciclos de renovación desde su existencia, ahora se puede ser consciente de esto debido al desarrollo en la ciencia y las comunicaciones; pero siempre han sucedido los cambios y movimientos como parte natural  de la existencia.   Si se mira desde otro punto de vista y analizando la ley universal de cómo es adentro es afuera, podríamos darnos cuenta que el cuerpo humano tiene biorritmos y ciclos, así como las estaciones en la tierra, los ciclos de la luna y de los planetas de nuestro sistema, todo fluye, todo se mueve; de igual forma los mismos periodos se reflejan en las vidas de las personas con los cambios en sus estados de consciencia, que finalmente se reflejan en cambios en las maneras de vivir, entornos sociales, familiares y laborales. 

En casi todos los momentos tomamos decisiones buscando “estabilidad”, que se refleje en todos los pilares de la vida, en las inversiones que se hacen  en los negocios etc.; siempre está la necesidad de mantener  viejas estructuras.  Lo particular aquí es que no existe nada permanente, excepto el cambio.  Al resistir los cambios en la vida, se va en contra del flujo natural del cuerpo y de la vida misma; los humanos no están separados de estos ciclos ya que internamente siempre están presentes; entonces porque se toman decisiones que se aferren a lo viejo, generando estructuras mentales tan rígidas, que solo van en contra de la propia naturaleza humana? esta lucha interna que se genera por mantener lo que ya no se sostiene con las vibraciones actuales, genera fragmentación si hablamos de estructuras sociales, entornos laborales y confusión, que a la larga solo incrementa los niveles de estrés, que finalmente es miedo a moverse  y a fluir como lo hace todo lo demás.
  
Parte del miedo a este cambio se da porque queremos  controlar el “futuro”,  así son los sistemas de educación, buscan tener la vida planeada y definida en un 100% y seguir solo ese plan de vuelo trazado; en realidad lo seguro es que ese plan debe cambiar de acuerdo a cada cambio que se da en nuestro interior.  En los momentos de la vida que sentimos que  queremos un cambio y no lo hacemos por tratar de mantenernos en ese plan rígido creado para la vida, solo incrementamos la frustración o la rabia con nosotros mismos, que finalmente lo que desencadenara será que proyectemos lo mismo en nuestras creaciones.

La no dualidad, nos lleva a la unidad o coherencia entre lo  que se siente, se piensa, se dice y se hace, esto lleva al desarrollo y a moverse con fluidez en la vida utilizando una estructura fuerte pero flexible que permite abrirse a nuevas oportunidades, que seguramente no se expresarán en entornos de lucha o dualidad.

Esto es lo que el 2012 trae como cambio, salirse de lo dual, quiere decir a fluir en busca de lo que nos hace feliz, así sea salirse de el esquema tradicional trazado de lo que “debe” ser para que este bien, lo único que debe ser, es que cada cual sea coherente consigo mismo y así el universo lo será con su manifestación; existe algo importante con esto y es que el universo no puede ayudarnos a ubicar esas posibilidades cuando hay lucha interna, porque si hay confusión interna, lo habrá externamente; normalmente ahí es donde se encuentra el punto donde no se rompe la comunicación de la manifestación.

El cambio se está produciendo, desde las células hasta los cuerpos sutiles; todo produce un nuevo ajuste para poder despertar y ver todo ese resplandor que hay e nosotros que había estado oculto por la oscuridad de los viejos patrones y  que viene a expandirse hasta el infinito que es nuestro verdadero propósito de la existencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada